La calidad del aire de mi casa, consejos y precauciones.

Publicado por: Gavri en: Purificadores el: Comentarios: 0 favorite Visto: 238

Esta semana hemos visto que numerosas ciudades han activado el protocolo de seguridad debido a la alta contaminación, que supera los limites previstos en gran parte del pais. En esta entrada queremos darte algunas ideas para mejorar el aire de interior, donde pasamos la mayor parte del tiempo.

La contaminación asfixia las ciudades en España, un problema que amenaza con convertirse en estructural y que se ve agravado por estabilidad atmosférica y la falta de lluvias. 18 ciudades han superado en la última semana los límites de dióxido de nitrógeno o de concentración de partículas PM10 permitidos por la Unión Europea, según datos de Ecologistas en Acción. Hasta ayer, solo Madrid y Valladolid han activado medidas restrictivas para combatir la situación.

Ciudades de España con problemas de contaminación
Ciudades dioxido y PM10
La capital de España es con diferencia donde más se han sobrepasado los límites horarios de dióxido de carbono -fijados en 200 microgramos por metro cúbico-, a lo que se añade también una gran concentración de micropartículas. Este escenario se ha repetido en Barcelona, Sevilla o Zaragoza, donde también se han rebasado los límites en ambos indicadores. "Se están sobrepasando las concentraciones límite en muchas ciudades y no se está haciendo nada", advierte Juan Bárcena, responsable de Calidad del aire de la organización ecologista, que critica la pasividad de las administraciones ante el fenómeno.
Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, la concentración de contaminantes en el interior puede llegar a ser 100 veces mayor que en el exterior, y este dato es muy importante ya que pasamos ¡más del 80% de nuestro tiempo en espacios interiores!
Así que es una cuestión a tener muy en cuenta, sobre todo en los lugares donde más tiempo pasamos: nuestro hogar y el lugar donde trabajamos.
Actualmente las normativas españolas que afectan a la construcción de nuevos edificios y apertura de nuevas actividades obligan a unos sistemas de ventilación que aseguran un nivel mínimo de la calidad de aire. El problema es que se trata de normativas relativamente nuevas por lo que la mayoría de los edificios existentes no disponen de la ventilación adecuada.
Pero aquí nos vamos a centrar en la calidad del aire de nuestros hogares, normalmente, lugares que requieren de nuestra actuación (abriendo ventanas) para permitir la entrada de “aire fresco”. ¿Qué puedo hacer para mejorar la calidad del aire de mi vivienda? Veamos primero los tres tipos de contaminantes interiores:
  •     Las partículas en suspensión: Polen, polvo, ácaros del polvo, pelo de animales, ceniza, etc. Las partículas de menor tamaño son las más perjudiciales ya que alcanzan los pulmones y, dado su tamaño, pueden llegar hasta los bronquiolos, de ahí su impacto en salud.
  •      La contaminación química: Variedad de compuestos químicos: CO2, CO, NOx, SO2, COVs, formaldehído, benceno… Provienen de la combustión incompleta de tráfico, calderas o cigarrillos, de la respiración humana, de las pinturas y plaguicidas, de los muebles y los materiales de construcción. Tienen efectos a corto y largo plazo.
  •     Los agentes biológicos: Bacterias, virus, esporas de moho, hongos … Se adhieren a partículas en suspensión y en las vías respiratorias causan reacciones alérgicas o de sensibilidad (asma, rinitis), o enfermedades infecciosas (gripe, catarro común, tuberculosis, sarampión, varicela)
Y contra todo esto ¿qué puedo hacer en mi casa? De partida, intentar reducir los focos de contaminación, es decir:
  •     Mantener una limpieza adecuada
  •     Evitar que se fume en el interior (¡y en cualquier sitio!)
  •     Usar pinturas ecológicas. Actualmente son baratas y fáciles de encontrar.
  •     Al comprar muebles, adquirirlos preferiblemente de madera natural y si no es posible, que tengan todas sus superficies “chapadas”, ya que así evitaremos una emanación excesiva del formaldehído procedente del aglomerado de madera.
  •     Mantener unos niveles de humedad y temperatura óptimos para evitar la proliferación de bacterias y hongos.
Para mantener unos buenos niveles de humedad y temperatura, ademas de un ambiente agradable y sano, es necesario contar con un higrostato y un termómetro. Si no tienes uno a mano, puedes fijarte en los indicadores generales de tu ciudad.
Si la humedad relativa de tu domicilio es más alta de lo normal, necesitas un deshumidificador. Dentro de esta sección, encontrarás deshumidificadores domésticos para el hogar y profesionales para entornos de trabajo, además de deshumidificadores con funciones especificas como secado de ropaeliminación de mohocon ionizador para mejorar la calidad del aire.
Deshumidificador CA-704
Si la humedad es inferior a la recomendada, necesitas un humidificador.  Puedes escojer entre humidificador por ultrasonido (bajo consumo, silenciosos), humidificadores con purificador , o con función de aromaterapia.
Humidificador con ionizador CA-604
Para mejorar la calidad del aire, los purificadores son tu mejor aliado. Puedes elegir entre purificadores con filtro HEPA (eliminan el 99% de las particulas), con ionizadorsin ionizador (o ionizador desconectable), o purificadores 2 en 1.
Purificador con ionizador CA-508
No dudes en preguntar si tienes alguna duda de cual es la mejor elección para tu hogar o tu oficina, estaremos encantados de ayudarte en nuestro email: contacto@gavri.es

Comentarios

Déjanos tu comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado January February March April May June July August September October November December