Calefactores infrarrojos

¿Buscas un calefactor infrarrojo versátil y funcional para tu casa? A continuación te contamos lo que debes tener en cuenta: es necesario saber las dimensiones del espacio donde irá colocado, para elegir el calefactor con el radio de acción adecuado y la eficiencia óptima.

Comprar Calefactores infrarrojos

Filtros activos

Ten en cuenta características como el método de accionamiento o la posibilidad de instalar en exteriores (clase de aislamiento). La mayoría de modelos van con cadenas aunque hay modelos con mandos a distancia.

Cuanto más corta sea la longitud de onda de un radiador infrarrojo, mayor será la proporción de radiación de onda corta, así no sólo el aire ambiente, sí no que los cuerpos también se calientan de manera más directa y profunda. La radiación solar es un ejemplo perfecto, emite radiación UV, luz visible y también calor por radiación infrarroja invisible. El efecto positivo del calor infrarrojo se puede ilustrar simplemente: si pasamos de la sombra a la luz solar directa sentimos más calor, aunque la temperatura del aire permanece sin cambios.

Los mejores calefactores infrarrojos

Los modelos con resistencia IP certificada al agua pueden ser usados sin problemas a pesar de las lluvias o tormentas: son impermeables y resistentes a las condiciones meteorológicas, bajas temperaturas, lluvias, altos vientos, etc. Este tipo de calefactores están especialmente pensados para usar al aire libre, donde el aire es dispersado por el viento y dónde existe corrientes de aire. La radiación directa (penetración profunda) de un infrarrojo halógeno NO es afectada por el viento y el clima.

Dependiente del espacio a calentar deberás usar uno o más calefactores. Consúltanos para cualquier duda al respecto. También puedes pasarte por nuestro blog para saber más sobre los calefactores, o por nuestra sección de FAQs. En GAVRI.es realizamos envíos gratuitos exprés. Haz tu compra y recibe el calefactor a los pocos días.

¿Cómo funcionan los calefactores infrarrojos?

Los calefactores con tecnología de infrarrojos puede parecer una tecnología antigua, comparadas con otro tipo de calefactores o radiadores actuales, pero siguen mantenido varias ventajas a sus espaldas.

Los calefactores infrarrojos son los más fáciles de reconocer: hacen una tenue luz roja cuando están en funcionamiento, de ahí su nombre. Su funcionamiento se basa en imitar la tecnología del sol, por lo cual generan luz y calor. Las ondas infrarrojas calientan los objetos que encuentran en su camino. Por ello, al igual que con el sol, si las ondas no te apuntan directa o indirectamente el calor no se nota tanto. A priori puede parecer un desventaja, pero todo depende del uso necesitemos. Los calefactores infrarrojos calientan especialmente los objetos y no el aire (como hacen los típicos calefactores para baño que se usan a menudo antes de ducharse).

Los calefactores infrarrojos no resecan el aire, son silenciosos, no consumen oxígeno ni tampoco generan olores desagradables. Además, son menos propensos a generar condensación dentro de casa. Son tecnologías más limpias que este tipo de soluciones a base de aire caliente. Otra de las ventajas de los equipos infrarrojos es que pasan a calentar al máximo de su potencia en apenas 5 segundos. Una vez encendido el calefactor en tan sólo 5 segundos está funcionando al máximo de su potencia.