Purificadores de aire domésticos

¿Notas la alergia en casa? ¿Tienes un poco de tos al dormir y a veces te cuesta dormir? ¿Notas malos olores constantemente?

Comprar purificadores de aire domésticos

Filtros activos

Estos podrían ser algunos de los indicadores que indican que tu casa requiere de un buen purificador, aunque puede haber más, muchos más.

Tener un aire limpio en casa no se basa sólo en limpiar constante, hay muchos otros factores que afectan a la calidad del aire en casa. Vivir cerca de una carreta o en grandes ciudades ya de por sí es un factor que aumenta la cantidad de polvo y polución que entra al hogar a través de las ventanas y las puertas. Por otro lado, tener mascotas también afecta a la calidad del aire, no solo por la cantidad de pelo que dejan sino también por los malos olores que causan a la larga.  

En cualquiera de los casos anteriores un purificador de aire ayudaría considerablemente a aumentar la calidad del aire de la casa y, en consecuencia, la calidad de vida de sus habitantes. Pero cuando realmente es importante un purificador es en los casos de personas que sufren de alergias o problemas respiratorios. En estos casos es habitual toser a menudo dentro de casa, tener el cuello irritado o estornudar, especialmente en las épocas del año en las que el polen está más presente en el aire (primavera y otoño). La solución a esto es un purificador con filtro HEPA (también existen purificadores combinados con deshumidificadores que todavía son más eficaces).

La mayoría de purificadores de aire disponen de dos tipos de filtros: HEPA y carbón. A nivel general podríamos decir que el carbón o carbón activo es eficaz especialmente con el polvo y la polución (coches, obras, etc.) mientras que el filtro HEPA es especialmente eficaz contra ácaros y bacterias (si tienes alergia o problemas respiratorios es importantísimo elegir un equipo con filtro HEPA).

Para combatir los malos olores, los rayos UV lo mejor son lo equipo con lámpara UV e ionizadores. Ambas tecnologías ayudan combinadas son la mejor opción para sanear el aire en casa de malos olores. Por un lado los rayos ultravioletas (UV) consiguen eliminar los microorganismos (virus, bacterias y hongos) que generan estos olores consiguiendo así la esterilización del aire. Por su parte, el ionizador (que aunque pueda sonar extraño es una tecnología muy común) modifica la polaridad del aire gracias a sus pequeñas descargas electroestáticas. Esto lo que hace es crear un ambiente mucho más fresco. Tanto el ionizador como la lámpara UV normalmente se puede apagar y/o encender a voluntad.